Tintes políticos

Por Saray Alvarado 

 

 

En breves días, por el método que decidan, elegirán a su nueva dirigencia

 

Los priístas de la Ciudad de México despiertan del prolongado letargo que los condujo a los sótanos de las preferencias de los capitalinos, cuando permitieron que candidatos ciudadanos, encabezados por el joven Mikel Arriola, fueran impuestos desde el Comité Ejecutivo Nacional para contender con la casaca tricolor por cargos de elección popular, como la jefatura del Gobierno defeño.

 

Desde diferentes flancos, los tricolores expresaron su voluntad de renovar la dirigencia del Comité Directivo de la ciudad, pero más aún hablaron de posibles perfiles para competir en el año 2024 por la jefatura de la ciudad.

 

Fue el coordinador de los diputados del PRI en el primer Congreso de la Ciudad de México, Tonatiuh González Case, quien en entrevista con el periódico El Influyente, expresó su convicción de que el mejor candidato para buscar la jefatura que hoy ocupa Claudia Sheimbaun sería el alcalde de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava Suárez.

 

Reconoció al alcalde como un líder que supo conservar su territorio a pesar de la avalancha electoral de Andrés Manuel López Obrador. “Honor a quien honor merece; la gente lo quiere y aunque faltan muchos años, es un importante prospecto para los comicios de 2024”.

 

En otro sentido, el diputado priísta declaró que el grupo político que encabeza Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre buscará la dirigencia del partido en la ciudad para convertirlo en un partido más activo, abierto y crítico, que saldrá a las calles. Justificó sus expectativas en que ese grupo es el único en la capital con estructura, arraigo y trabajo territorial para transformarlo y ganar nuevamente posiciones políticas.

 

Contundente aseguró que el PRI chilango sí tiene remedio, “pero eso estará en función de que dejen llegar a los liderazgos y que no se hagan nombramientos como sucedió en la administración pasada, que a través de Gobernación te mandaban a supuestos líderes para presidentes del partido”.

 

Advirtió que desde la dirigencia nacional los siguen amagando para obligarlos a que abandonen el barco y dejen el camino libre, pero que eso es algo que no van a hacer.

 

Proselitismo

 

Aún sin convocatoria que establezca el proceso que tendrán que enfrentar los priístas locales, y si elegirán primero a su Consejo Político y después a su dirigencia en la ciudad, como lo ordenó el Tribunal Electoral de Poder Judicial de la Federación, los tricolores ya recorren las alcaldías para recuperar apoyos y unir voluntades, en la víspera de esa elección interna.

 

Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre estuvo presente en las alcaldías Benito Juárez, Iztapalapa, Iztacalco y Magdalena Contreras, en las que convocó a sus correligionarios a dejar a un lado las lamentaciones y emprender la reconstrucción del partido en el que militan. En redes sociales exhibió los encuentros tricolores y las reuniones que sostuvo con liderazgos de Xochimilco, con el ex delegado de Milpa Alta, Jorge Alvarado Galicia, y con la diputada federal Cynthia López Castro.

 

En sus arengas, el ex dirigente del PRI de la ciudad retó a quienes aspiran a ese cargo, a competir en un proceso abierto y demostrar su capacidad de convocatoria, lejos de palabrerías y demagogia, además de que les exigió comprobar con pruebas las acusaciones que pregonan para intentar desacreditar el trabajo que por más de dos décadas ha realizado en la capital.

 

Sin proponérselo, el mensaje de Gutiérrez de la Torre respondió a las declaraciones que en conferencia de prensa ofrecieron los candidatos a ese cargo Nayelí Gijón Gutiérrez, Luis Javier Guerrero y Ángel Ochoa, quienes unieron sus aspiraciones para formar lo que denominaron Coalición de Precandidatos Unidos por la CDMX.

 

En la reunión con medios, los tres aspirantes advirtieron que por más de 20 años Gutiérrez de la Torre ha tenido secuestrado al partido con muy pocos buenos resultados. Exigieron al CEN tricolor sacar ya la convocatoria para esa elección; que sea en condiciones de igualdad -sin candados, sin firmas de sectores, sin exámenes- para que cambien las caras que por muchos años han mantenido cooptado al partido y sus posiciones políticas, como pasó en la extinta Asamblea Legislativa y hoy Congreso local.

 

Acusaron a los ex presidentes del PRI, César Camacho y Enrique Ochoa, y a la actual dirigente Claudia Ruiz Massieu, de proteger a Gutiérrez de la Torre y evitar la renovación de los órganos de dirección del partido en la ciudad.

 

Sin estridencias, un aspirante más a ese cargo, que forma parte del grupo que acompaña a Gutiérrez de la Torre, Israel Betanzos Cortes, camina la ciudad y exhorta a sus compañeros de partido y ciudadanos a unir esfuerzos para resolver los grandes problemas que enfrenta la metrópoli. Desde su participación en la coordinación del grupo parlamentario del PRI en la Asamblea Legislatura, en su última legislatura, instaló en todas las delegaciones, hoy alcaldías, brigadas de personas que atendieron y gestionaron la solución de las demandas ciudadanas.

 

El fin de semana se reunió en el Jardín de los Secretos, de la delegación Cuajimalpa, con cientos de personas que apoyan sus aspiraciones y su trabajo. En el evento que estuvo acompañado por el alcalde Adrián Rubalcava, subrayó su convicción de seguir trabajando, defender las causas sociales y “ocuparnos de las justas demandas de los ciudadanos con la frente en alto, porque no hay victorias permanentes ni derrotas eternas”.

 

Dejó en claro que el partido en el que milita y al que aspira dirigir en la capital, reconoce sus errores y está dispuesto a corregirlos para caminar por buen rumbo por el bienestar de los habitantes de la ciudad y del país en su conjunto.