En la reserva natural de Masai Mara, en Kenia, nació una pequeña y adorable cebra que, a diferencia de las cebras comunes que son blancas con rayas negras, esta presenta un pelaje de color obscuro con un patrón de manchas blancas.

 

 

La cebra bebé fue nombrada “Tira” en alusión al guía y fotógrafo, Antony Tiro, quien trabaja en dicha reserva y personaje que descubrió al animalito.

 

Al principio pensé que era una cebra que había sido capturada y pintada o marcada con fines de migración. Estaba confundido cuando la vi por primera vez”, señalo el guía.

 

Tira  padece un extraño caso de melanismo, fenómeno opuesto al albinismo, el cual otorga un exceso de pigmentación oscura en la piel de un animal.

 

A pesar de que los mamíferos que padecen dicha manifestación no viven demasiado, ya que son presas fáciles para los depredadores, la pequeña cebrita ha sobrevivido con satisfacción y ha sido aceptada por su padres y por el resto de la manada, los cuales la ven como una más de ellas.