Igual como lo hizo en la construcción de los segundos pisos, cuando Andrés Manuel López Obrador fungía como jefe de Gobierno, así como en la delegación Tlalpan en la reconstrucción por los sismos de septiembre del 2017, ahora el Grupo Riobóo podría participar en la edificación de cuatro puentes vehiculares en la Ciudad de México.

Así lo reconoció la jefa de Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum Pardo, al revelar que para esas magnas obras trabajará “con los mejores estructuristas del país”, entre los cuales, obviamente, destaca el “amigo” del señor Presidente de la República, el ingeniero José María Riobóo Martín.

“Ya se los vamos a anunciar. Vamos a trabajar con los mejores estructuristas y va a ser un proceso muy transparente”, enfatizó con abierta sonrisa –raro en ella—la Ejecutivo local.

Sin embargo, aclaró que por ahora no puede dar los detalles del proyecto, pero aprovechó para expresar que Riobóo, también asesor del Presidente de la República, “es uno de los mejores estructuristas del país”, acotó.

“Mi opinión del ingeniero Riobóo como estructurista, y se lo pueden preguntar a cualquier ingeniero del país a nivel internacional, es de los mejores estructuristas del país”, insistió sin ocultar su alegría.

Cabe destacar que de acuerdo con documentación oficial del Gobierno de la Ciudad de México, la compañía del empresario José María Riobóo Martín, entre los años 2002 y 2005 –cuando era encabezado por Andrés Manuel López Obrador–, recibió cuatro adjudicaciones directas del Gobierno capitalino, para el diseño de los segundos pisos, por un monto de 171 millones de pesos.

Empero, estas adjudicaciones fueron otorgadas, a través del Fideicomiso para el Mejoramiento de las Vías de Comunicación del Distrito Federal (Fimevic), aunque la encargada de regular la construcción de los segundos pisos en aquella época, fue justamente Claudia Sheinbaum.

Por ello, surgieron las suspicacias de que la mandataria capitalina quiere replicar el esquema de financiamiento de los segundos pisos, que consiste en que sea el gobierno quien compre directamente los materiales para disminuir costos, aunque siguen bajo resguardo los costos de esas obras.

“Cuando se hicieron los segundos pisos, se contrató directamente por el gobierno el concreto y el acero. Eso permitió bajar mucho los costos, porque son adquisiciones directas del gobierno y, por otro lado, a través de licitaciones y participación de diversas empresas, aunado a la obra civil”, dijo.