Crónicas de la Ciudad

Por Alex Vega 

En el Congreso de la Ciudad de México los diputados de Morena fueron sometidos por el grupo parlamentario del PRI, que exhibió el nivel con el que se conducen calificando de “pendejos y mamones” a los legisladores de oposición.

Fue el coordinador del PRI, Armando Tonatiuh González, quien increpó a los diputados de Morena y les exigió respeto, luego de un prolongado debate sobre un punto de acuerdo que presentó el también diputado de ese partido, Guillermo Lerdo de Tejada, en el que exhortó al gobierno federal a destinar mayores recursos para las universidades del país.

Violentos los diputados de Morena se lanzaron a debatir desde la tribuna la propuesta que únicamente hacía un llamado para incrementar el presupuesto a las instituciones de educación superior, con el argumento de que panistas y priístas se olvidaron de los jóvenes estudiantes cuando gobernaron el país.

Lerdo de Tejada hizo énfasis en la importancia que tiene la educación como herramienta para cerrar brechas, reducir asimetrías y abrir mejores oportunidades para el desarrollo de las personas y comunidades; subrayó además que los bajos niveles de inversión en este rubro han hecho que México se quede rezagado frente a otras naciones de América Latina.

Ante la ausencia de los representantes populares de Morena en el recinto, la oposición –PAN, PRD y PRI- ganó la votación, lo que provocó la furia del grupo mayoritario, que en voz de su diputada Leticia Varela llamó facciosa a la presidenta de la Mesa Directiva, la panista Margarita Saldaña, quien a pie juntillas aguantó la embestida de los legisladores que exigían votación nominal para el punto de acuerdo en discusión.

La fase culminante de la discusión ocurrió cuando el diputado Tonatiuh González alzó la voz y señaló a la diputada Guadalupe Aguilar Solache de haber dicho en los corrillos que su compañero Guillermo Lerdo de Tejada era un “pendejo y mamón”.

Con tono enérgico, que dejó en silencio a la fracción mayoritaria del Congreso de la Ciudad de México, el coordinador de los diputados del PRI conminó a los legisladores de Morena a conducirse con respeto; a debatir sin denostar, porque “piden respeto, pero para decir ese tipo de cosas si están buenas”.

El punto de acuerdo fue retirado a petición de su promotor Lerdo de Tejada, que consternado repetía que nunca fue su intención provocar una confrontación como lo que se registró en el congreso capitalino.

Diputados del PAN, PRD y PRI difundieron en un desplegado su inconformidad por la actitud de sus homólogos de Morena. En el documento lamentaron “profundamente” la conducta tomada por algunas diputadas y diputados, y convocaron a revisar las reglas del debate parlamentario, con el fin de que se garantice el respeto a la Constitución dela Ciudad de México, se privilegie el diálogo, la civilidad, la pluralidad y la certeza en las decisiones. “Asumimos el compromiso de restablecer el diálogo para alcanzar acuerdos en beneficio de la ciudad”.

Luego de ese capítulo que marcó un precedente importante para los partidos de oposición en Donceles, que doblaron al grupo mayoritario, en una nueva sesión de trabajo se vio en el recinto a la diputada Guadalupe Aguilar Solache dialogar con los diputados del PRI, Guillermo Lerdo de Tejada y Tonatiuh González Case, con quienes, al parecer, se disculpó. ¿Por convicción o porque alguien se lo ordenó? Es pregunta.