No debe olvidarse

por | Oct 3, 2019 | Columnistas, Destacados

Funcionario del gobierno de la CDMX, participa en la Marcha Conmemorativa 
del 2 de Octubre como parte del "Cinturón de Paz"Fotografía: @chevuk_

Mi jamás humilde opinión

Por Chevuk Jiménez

 

 

En México, pareciera que no hay forma de coexistir entre los habitantes de un gran país, colores políticos buscarán siempre el poder, la supremacía y la permanencia, en ellos actores que sin importar las consecuencias derivadas de las acciones, sí, pareciera que no hay cinturón de paz o buena intención con la cual ser una mejor nación. Ayer, en un día conmemorativo de un hecho el cual no debe ser olvidado, surgen una vez más estos grupos de choques llamados “anarquistas”, personajes muy lejanos a la verdadera anarquía y una vez más la marcha del 2 de Octubre se vio empañada por el comportamiento de estos.

 

Aún así, lo importante prevalece y se mantiene en la memoria, un 2 de Octubre más para no olvidar esa trágica noche donde la matanza de miles de estudiantes ocurrió en la Plaza de las Tres Culturas. 

 

Era una tarde casi ya de noche cuando el mitin se realizaba en dicha Plaza ahí en Tlatelolco, miles de estudiantes del Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma de México, la Autónoma Metropolitana y algunas instituciones privadas, se reunieron con la finalidad de buscar un cambio en las políticas educativas, pero también la liberación de los presos políticos.

 

Sin embargo, al gobierno encabezado por Gustavo Díaz Ordaz no le preocupaba la situación educativa en el país, no tenía la más mínima intención de dialogar con los estudiantes; además el inicio de los Juegos Olímpicos México 1968 estaba a la vuelta de la esquina, “las autoridades no querían presentar a un país en crisis, por unos estudiantes revoltosos”.

 

Eran las 18:10 cuando el caos irrumpió el lugar, la protesta pacífica hasta ese momento se tornaba violenta, militares vestidos de civiles y armados disparaban contra los estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco. 

 

De aquella trágica noche, queda el recuerdo, uno muy incómodo que a 51 años aún permanece en la memoria de los mexicanos, incluso de muchos jóvenes quienes se han dado a la tarea de conocer el pasado del país donde nacieron. Es una fecha que no debería ser manchada por la violencia, a pesar de las peticiones de realizar una marcha conmemorativa a lo largo de los años siempre han existido grupos de choque, los cuales sólo buscan desestabilizar la legítima protesta.

 

Este año la marcha conmemorativa estuvo acompañada por un largo grupo de personas trabajadoras del gobierno de la Ciudad de México, llamado “cinturón de paz”, éste tiene la finalidad de persuadir a los grupos vandálicos de abstenerse, el grupo de granaderos apareció nuevamente, para contener las agresiones, pero claro, es un grupo policíaco acostumbrado a reventar y no a contener, quizás ahí la falla.

 

Aún así, el saldo se contó en nueve uniformados lesionados y cinco civiles, pero, tal vez, y lo digo con énfasis, tal vez la oportunidad de darnos cuenta que hay más personas enfocadas en lograr un país de paz que aquellas quienes buscan lo típico, desestabilizar con base en la agresión.

 

Esperemos que como sociedad logremos entender esto, no hay gobierno que pueda cambiar la situación del país, sin la firme ayuda de su población, a 51 años de uno de los acontecimientos más oscuros de México ya es tiempo de mirar hacia otros lados, a otros horizontes, no por quienes gobiernan, sino por nosotros mismos.

 

 

Por eso, 2 de Octubre No Se Olvida y no debe ser olvidado. 

 

 

@chevuk_