Ciudadanos del poblado de Tepexco y Cohuecan, Puebla, asesinaron y colgaron de un árbol a siete personas, presuntamente por pertenecer a una banda de secuestradores, sin embargo tres de los linchados eran inocentes.

Las víctimas fueron identificadas como Julio ”N” de 32 años, un menor de 16 años, Orlando “N”, ambos originarios de la junta auxiliar de Santa María Xonacatepec y un tercer masculino, quien era el patrón de los dos primeros.

De acuerdo con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), distintos cuerpos de autoridad presenciaron la tragedia, pero no actuaron al llamdo. Familiares de las víctimas acudieron al forense para realizar los tramites correspondientes así como la identificación de los cuerpos.

Esteban ” N” otro de los individuos linchados se encuentra en calidad de desaparecido. De acuerdo con las primeras investigaciones, el presunto secuestrador fue retenido como rehén por la turba para que señalara a más miembros de la supuesta banda.

Al respecto la CNDH exigió al gobierno de Puebla, encabezado por Miguel Barbosa Huerta que haga una investigación seria de los hechos ocurridos el 7 de agosto. Además condenó que el pueblo haya hecho justicia por su propia mano porque eso “no es justicia” y que las autoridades estatales no hayan podido impedirlo, los cuales serán investigados por una posible omisión.

Autoridades estatales se encuentran trabajando en el caso para encontrar a los responsables y reciban el castigo adecuado. Hasta el momento no hay detenidos.