• Realizar la episiotomía en condiciones innecesarias y/o sin informar a la madre se puede clasificar como un tipo de violencia, indican diputados de PVEM

Con el fin de erradicar todo tipo de violencia contra la mujer, proteger sus derechos y los de los recién nacidos, la diputada Leticia Mariana Gómez Ordaz y el diputado Arturo Escobar y Vega, del Grupo Parlamentario del PVEM, presentaron un punto de acuerdo para que la Secretaría de Salud verifique el cumplimiento de los hospitales en las acciones establecidas para humanizar el parto.

En la propuesta, los legisladores solicitan a la Secretaría de Salud para que verifique el cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-2016, en lo que se refiere a la atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, así como de la persona recién nacida, poniendo especial énfasis en que el procedimiento de episiotomía se realice de manera selectiva, bajo justificación médica y por personal debidamente capacitado para realizarlo y se informe de ello a la mujer.

Los legisladores se refirieron, en particular a la Norma Oficial Mexicana, que destaca la práctica de la episiotomía dentro de los lineamientos en los centros hospitalarios para la atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, así como de la persona recién nacida.

En el punto de acuerdo, suscrito también por otros diputados del Verde Ecologista, de Morena e independientes, los legisladores señalaron que en la NOM-007-SSA2-2016 se indica que la episiotomía (incisión realizada en la pared vaginal y el perineo para agrandar la abertura de la zona y facilitar el parto) debe realizarse de manera selectiva dependiendo de la valoración clínica e informando de ello a la mujer.

Al señalar que el lineamiento contrasta con lo que sucede en la práctica, recordaron que a pesar de que la Organización Mundial de la Salud desaconseja el uso rutinario de la episiotomía, en México, se continúa realizando de manera habitual.

En las últimas dos décadas, abundaron, se ha producido un aumento considerable en la aplicación de éste y otros procedimientos para iniciar, acelerar, terminar, regular o vigilar el proceso del parto, algunos de los cuales tienden a debilitar la capacidad de la mujer de dar a luz y afectar de manera negativa su experiencia.

El hecho de que la episiotomía se realice en condiciones innecesarias, de manera general y/o sin informar a la madre, ha sido clasificado como un tipo de violencia obstétrica física, la cual se configura cuando se realizan prácticas invasivas y se suministra medicación no justificada por el estado de salud o cuando no se respetan los tiempos ni las posibilidades del parto biológico, denunciaron los legisladores.

Este tipo de violencia, apuntaron, es también violencia de género e institucional, por el trato deshumanizado hacia las mujeres desde el embarazo hasta después del parto, hecho que representa un compromiso doble para el Estado Mexicano para erradicar todo tipo de violencia en contra de la mujer y garantizar la salud materna y la del infante.

Existen múltiples testimonios de mujeres que relatan no haber sido informadas del procedimiento, ni sobre las ventajas o desventajas que éste tendría, incluso, muchas afirman que hasta que presentaron alguna complicación por no tener los cuidados necesarios, se enteraron de que les había sido practicada, puntualizaron.

El punto de acuerdo se turnó a la Segunda Comisión de la Permanente del Congreso.