• DETENER LAS MUERTES POR INSEGURIDAD EN EL PAÍS, EXIGEN SENADORES DEL PAN
    El presidente busca minimizar el problema al señalar que solo es en algunas zonas de México
  • El Senado debe asumir su responsabilidad de analizar y discutir el informe de resultados de la Guardia Nacional
  • No funcionaron los abrazos, tampoco funcionó acusarlos con sus abuelitas, mucho menos el “fuchi, guácala”

El Grupo Parlamentario del PAN exigió al gobierno federal cambiar la estrategia para detener las muertes por la violencia e inseguridad que se padece en todo el país a manos del crimen organizado y reiteró su llamado a que el presidente de la República asuma su responsabilidad en este tema.

“El presidente intenta, infructuosamente, cambiar la realidad con discursos y sermones, pero los datos son contundentes y el sentir de las familias mexicanas es claro: viven con angustia y con temor. Sin empleo, sin fuentes de ingreso, con la amenaza de contagiarse o de perder la vida, ya sea a causa de la epidemia de Covid o de la violencia que no para”, señalaron en conferencia de prensa virtual la senadora Kenia López Rabadán y el senador Damián Zepeda Vidales.

Asimismo, demandaron que el Senado cumpla con su responsabilidad de analizar y aprobar el informe de la Guardia Nacional, el cual, acusaron, se entregó a finales de febrero y “fue guardado en un cajón, ni siquiera lo hicieron público; lo enviaron a comisiones y ahí está guardando el sueño de los justos”.

La bancada panista lamentó que nuevamente el presidente pretenda minimizar el problema de violencia y decir que sólo se tiene en un estado: “no, señor presidente, decirle dos cosas: la primera, todo el territorio nacional es su responsabilidad porque la violencia la está generando la delincuencia organizada y el único responsable legal de combatir la delincuencia organizada es usted, el gobierno federal; y segundo, no es cierto que esté solo en un lugar, está fuera de control en todo el país”.

La falta de una estrategia en materia de seguridad pública ha ocasionado que las cifras de víctimas de homicidio doloso vayan al alza. De acuerdo con datos oficiales, de enero a mayo de este año, han fallecido 14 mil 631 personas, esto es, en comparación con el mismo periodo del año anterior, han aumentado 462 víctimas. Si a lo anterior, se le suman los feminicidios registrados por el gobierno, en nuestro país han muerto 15 mil 16 personas en 2020, sostuvieron.

Además, se han registrado 4 días terribles para los mexicanos en este año: el 26 de enero, con 104 asesinatos; el 29 de abril, con 105; el 20 de abril, con 114; y el 7 de junio, con 117 asesinatos. “Así de lamentable son las cifras, en sólo cuatro días hubo 440 asesinatos en nuestro país, lo que demuestra una estrategia de seguridad fallida por parte del gobierno”, señalaron.

 

En lo que va del sexenio han fallecido 53 mil 628 personas, es decir, en promedio ocurren 97 asesinatos diarios; esto es, más de 4 personas son asesinadas por hora. Así de terrible es nuestra realidad, cada 15 minutos en nuestro país se asesina a una persona.

 

“Lo hemos señalado con insistencia: la estrategia contra el crimen organizado ha fallado rotundamente. El presidente de la República ha claudicado en su responsabilidad de combatir a los grupos delincuenciales para pacificar al país”, lamentaron.

Por lo anterior, reiteraron la exigencia de modificar la estrategia de seguridad nacional implementada a dos años de la elección; fortalecer las policías con sueldos dignos y asignar recursos suficientes a uno de los problemas más importante para los mexicanos: el combate a la inseguridad.

Hoy queda claro que la seguridad debe ser la prioridad, dejar de gastar en mega obras y estructurar una mejor policía debe ser una obligación ética de cualquier gobierno, pero sobre todo de éste, que ha sido lastimosamente tan ineficiente en darle seguridad a los mexicanos, demandaron.

“No funcionaron los abrazos, tampoco funcionó acusarlos con sus abuelitas, mucho menos el fuchi guácala. Hay que decirlo de manera muy clara, la estrategia fracasó por completo, estos dos años del triunfo del presidente y poco menos de gobierno, los resultados son evidentes y los únicos que no lo están viendo son el gobierno, finalizaron.