El Congreso de la Ciudad de México fue escenario de un álgido debate en el que los diputados de Morena defendieron las decisiones de Andrés Manuel López Obrador, ante la exigencia del diputado panista Jorge Triana de que se abstenga de tomar protesta el primero de diciembre, por sus declaraciones de perdonar actos de corrupción.

El congresista panista exigió al presidente electo conducirse en el marco constitucional y advirtió en uno de sus turnos a tribuna: “no al pacto de impunidad de López Obrador”, “no a la simulación” y cuestionó por qué se debe perdonar a quienes le han hecho daño al país.

Al grupo de diputados de Morena que gritaban al unísono “es un honor estar con Obrador”, se sumó la diputada del Partido Verde Ecologista de México, Teresa Ramos Arreola, quien argumentó que apoyó al presidente electo porque la propuesta formulada por el panista era solo un asunto mediático, para llamar la atención.

La diputada del PVEM, Teresa Ramos, se sumó al coro de congresistas que gritaron: “Es uno honor estar con Obrador”. Fotos Alejandro Huerta.

Dijo que su partido es una oposición responsable; que no consultó con nadie su decisión de portar una cartulina con la figura del presidente electo en el pleno del recinto de Donceles, y que siempre apoyará lo que constitucionalmente es correcto.

Señaló que como oposición cuando no se estén haciendo bien las cosas, “vamos a levantar la mano; no es un tema de partidos, no es un tema de acuerdos, vamos a apoyar lo que sea en beneficio para los capitalinos”.

Su compañera de fracción, Alessandra Rojo de la Vega,  no participó en la muestra de apoyo a López Obrado;  dejó la cartulina sobre su curul y se retiró del salón de sesiones.