Busca la titular de la Secretaría  de Pueblos y Barrios Originarios y Comunidades Indígenas Residentes del Gobierno de la Ciudad de México, Larisa Ortiz Quintero, reconocer al Pulque como bebida artesanal a nivel nacional.

Lo anterior con la finalidad de que el turismo internacional conozca la cultura detrás de ésta y la cual está rodeada de  tradiciones ancestrales, cocina y medicina naturista.

En ese sentido afirmó que para darle el valor real que merece la bebida milenaria, la próxima Feria del Pulque recorra plazas históricas como el Monumento a la Revolución y Zócalo capitalino, entre otras para convertir al Pulque también en “la bebida de Iztapalapa para todo el mundo”.

Tras acudir este fin de semana, en representación de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo a la inauguración de la Segunda Feria del Pulque en Iztapalapa “Del Campo a la Mesa”, donde probó degustaciones de la “bebida de los dioses”, considerada como energizarte, alimenticia y curativa.

Larisa Ortiz Quintero visitó más de 30 estands de la feria, entre los que  se vendieron todo tipo de antojitos.

Durante su visita a la Segunda Feria del Pulque, estuvo acompañada por el Comité organizador integrado los promotores del Pulque:  Rafael Flores, Manuel Valdovinos y Fernando Sánchez Ramírez.

La segunda Feria  en Iztapalapa, concluyó con la seguridad de que  se iniciará una nueva ruta que lo llevará a consolidarse como una de las principales bebidas artesanales que pueden ser reconocidas a nivel nacional e internacional, principalmente por las nuevas generaciones para recuperar el lugar que merece y siempre le han negado.

Cabe mencionar que la fiesta del Pulque inició con un recorrido por Av. Hidalgo donde se encuentran tres de las 20 pulquería sobrevivientes de la zona como “Nichos”, dedicado a la siembra y producción del Pulque; “La Reina Xóchitl” con 100 años de existencia y “La Gloria” que cumple ya 115 años y es una de las tres pulquerías más antiguas de la Ciudad de México.