Este miércoles fue asesinado Samir Flores Soberanes, defensor de derechos humanos y líder opositor a la construcción de la termoeléctrica y el gasoducto de la Huexca, en el estado de Morelos. El hecho sucede a dos días de que se realice la consulta sobre este proyecto.

 

De acuerdo a integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Morelos, Puebla, Tlaxcala (FPDTA) Samir fue asesinado de 2 balazos en la cabeza, a las afueras de su domicilio ubicado en el poblado de Amilcingo, en Temoac, Morelos.

 

En un comunicado señalan que fue alrededor de las 5 de la mañana, cuando dos automóviles se estacionaron afuera de su casa y comenzaron a llamarlo hasta que Samir salió, posteriormente se escucharon 4 disparos y dos de ellos ultimaron la vida de Samir.

 

Apenas este martes, Samir y sus compañeros de Amilcingo asistieron al foro informativo que el superdelegado de López Obrador en Morelos, Hugo Erik Flores realizó en Jonacatepec. Ahí cuestionaron algunas declaraciones del gobierno acerca de la termoeléctrica en Huexca y el Proyecto Integral Morelos.

 

Señalaron que desde el pasado 11 de febrero el FPDTA advirtió en una carta pública dirigida a López Obrador, que “sus declaraciones en apoyo a la termoeléctrica y el discurso de descalificación y odio que realizó en Cuautla a los defensores de la tierra y el agua, podría generar mayor violencia” y lo invitaron a que reconsiderara su posición y pidieron dialogar a fin de que conociera de primera mano el clima de hostilidad y violencia que ha generado el PIM.

 

“Responsabilizamos al Gobierno Federal de este asesinato pues Samir no tenía más enemigos […] fue un crimen político por la defensa de los derechos humanos que Samir y el FPDTA lleva contra el Proyecto Integral Morelos y por la autonomía y autodeterminación de los pueblos. Este asesinato es resultado de la omisión de este y los gobiernos anteriores de resolver por la vía del diálogo el conflicto que genera el inviable Proyecto Integral Morelos”, afirma el FPDTA.

 

Samir Flores de 35 años, era un indígena náhuatl originario de Amilcingo, impulsor de la lucha contra la Termoeléctrica en Huexca y fundador de la Radio Comunitaria de Amiltzinko 100.7 fm. Su muerte, dejó a su esposa a cargo de sus cuatro hijos.

 

Al respecto el presidente Andrés Manuel López Obrador, lamentó el asesinato del dirigente en Morelos y lo calificó de ser un crimen “Vil y cobarde”. Afirmó que pese a este suceso la consulta se realizará como ya se había acordado para los días 23 y 24 de febrero.