• “Por qué si a los migrantes el gobierno pretende apoyarlos con empleos y una pensión mensual, a los comerciantes los hacen a un lado”

 

Alejandra Barrios Richard, dirigente de comerciantes de la Ciudad de México, expresó su inconformidad por los criterios que desde el gobierno federal se implementan para beneficiar a migrantes, mientras los mexicanos enfrentan graves problemas en sus finanzas. Particularmente se refirió al gremio que dirige, de los comerciantes (populares).

 

En sus redes sociales expuso que “recientemente las autoridades dejaron en claro que ya no se iba a vender en tianguis, entre otras cosas, teléfonos de dudosa procedencia con el fin de atacar el problema del robo de los mismos”.

 

Esto, dijo, es lamentable porque “no veo una respuesta o solución a la gente que tiene que cambiar de giro”, pero además “no todos los receptores que se ofertan son sustraídos ilegalmente”.

 

Explicó que una gran parte de la sociedad con sacrificios adquiere un reloj, una alhaja o bien un celular que sacan a plazos, pero ante la crisis económica que se vive, así como a la falta de empleos, venden esos productos. “Desgraciadamente estos objetos carecen de factura debido a que él o la dueña no tuvo la prudencia de guardar el documento por lo que el vendedor no tiene como demostrar que es lícito el aparato”.

 

Barrios Richard comentó que entiende la necesidad de ésta y otras medidas que han planteado los políticos en aras de bajar los índices de violencia; sin embargo, “no ofrecen alternativas como un crédito para los compañeros que buscan cambiar de giro para no tener problemas, a pesar de que la venta del producto es lícita”.

 

¿Y si a los migrantes el gobierno los busca apoyar con empleos y una pensión mensual, por qué a los compañeros los hacen a un lado?, cuestionó la dirigente de los comerciantes.

 

“Ellos también tienen necesidades de laborar con el objetivo de llevar de comer a sus familias o bien mandar a sus hijos a la escuela. Sé de la capacidad de los vendedores populares, por lo que no dudo que a pesar de que van al día estos cambien su giro de venta con el fin de que no sean perseguidos o encarcelados de forma injusta”.

 

Reconoció que el robo de aparatos de comunicación origina agresiones físicas y muertes, además de violentar la tranquilidad de cientos de mexicanos, por lo que se tiene que atacar ese cáncer, pero hizo un llamado para crear alternativas, como la generación de empleos o bien el otorgamiento de créditos.