Maraña Política

Por Aquilés Baeza

*Llama ‘hipócritas’ a quienes lo critican por su ‘memorándum’
*Especialista lo califica de ‘delincuente’ al violar la Constitución
*Alcaldesa de Atizapán traiciona a Morena y está casi afuera

Vaya cinismo de este locuaz de Palacio Nacional. Ya no sólo se cree el iluminado, el patrón y otras tantas linduras que diariamente y a cada momento le dicen los que lo rodean, sino que ahora siente ser dueño de México y de sus habitantes. Hasta dónde irá a para con todas sus incongruencias y alucines. ¿A poco no?

Ya ven, luego de violar descaradamente la Constitución, a la que juró respetar y hacer respetar cuando asumió al Ejecutivo Federal, ahora llamó “hipócritas”, a quienes lo criticaron por su nueva travesura de firmar un memorándum para invalidad la Reforma Educativa. Así de simple. Ya le vale el Congreso de la Unión, el país y la propia Constitución. Háganme ustedes el reverendo favor. ¿Verdad que está reloco?

Les juró que no lo podía creer, cuando leí en un mensaje vía Twitter, emitido este Sábado de Gloria, justo cuando se queman a los “Judas”, a los traidores, a los habladores, delincuentes y todos aquellos enemigos de la sociedad, pero a éste no lo llevaron a la hoguera, sino que le dieron vida y hasta, con todo cinismo, escribió en su cuenta:

“Callaron como momias cuando saqueaban y pisoteaban los derechos humanos y ahora gritan como pregoneros que es inconstitucional hacer justicia y desterrar la corrupción. No cabe duda de que la única doctrina de los conservadores es la hipocresía. Son como sepulcros blanqueados”.

Obviamente, como buen mañoso que ha sido toda su vida, este falso Mesías de Macuspana no hizo referencia a un caso en particular, a su nueva travesura, pero todos supimos de inmediato que hablaba del memorándum para cancelar la aplicación de la Reforma Educativa, firmado antes de irse de vacaciones, lo que derivó en una serie de críticas de quienes afirman que esa vía no es constitucional.

Y aunque está en días de descanso, este deschavetado mandatario publicó el mensaje a las 10:30 horas de este sábado y, por la tarde, se había colocado como uno de sus tuits más comentados, reproducidos y con un número de aprobaciones de usuarios mayor al del propio memorándum en cuestión. Pero, de nuevo, supimos que quienes lo aprobaron fueron sus propios borregos, esos que no se cansan en alabarlo, admirarlo y temerle más que a Jesucristo.

Curiosamente, ese mismo día leí por las redes sociales un artículo de Bernardo Graue Toussaint, al que llamó “Memorándum al Presidente (que no respeta la Constitución), el cual, si ustedes queridos tres lectores me lo permiten y, obvio, el autor, quisiera citarlo textualmente:

“Nuestra lengua refiere al ‘memorándum’, como una nota que se envía a una persona dentro de una misma institución u oficina, y que se trata de una comunicación escrita de carácter formal, a fin de comunicar disposiciones, consultas, órdenes e informes, entre otros.

“Al margen de los anteriores conceptos, me resultó fascinante que ‘memorándum’ es una palabra latina que significa “COSA QUE DEBE RECORDARSE”.

“Mi intención hoy, Presidente López, es subrayarle a usted precisamente eso, decir, ‘cosas que debe recordar’ y que, si las desconoce, las sepa.

“En días pasados, usted decidió enviar un ‘memorándum’ a los titulares de Gobernación, Educación Pública y Hacienda, a fin de instruirles dejar sin efecto las acciones gubernamentales derivadas de la Reforma Educativa (instrumentada durante el sexenio anterior), mientras no se alcance un acuerdo entre el Legislativo y la disidencia magisterial, para abrogar dicha reforma y reemplazarla por un nuevo marco legal.

“Ante las críticas que ha recibido por esa determinación, usted declaró: “Si hay que optar entre la ley y la justicia, no lo piensen mucho, decidan en favor de la justicia’.

“Pues bien, Sr. Presidente López, le expongo algunas cosas que debe recordar:

“A) El pasado 1 de diciembre de 2018, Usted rindió protesta como Presidente Constitucional de México en los siguientes términos: “Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen… En dicho juramento no hay espacio alguno a la discrecionalidad. Está usted obligado a acatar el marco legal VIGENTE (incluida la reforma constitucional en materia educativa en mención). Usted no puede suspender los efectos de una ley porque el simple hecho de que no le guste. Eso no es competencia del Poder Ejecutivo. Corresponde al Legislativo. Mientras dicho Poder no cambie o derogue la norma, usted y su gobierno tienen la obligación legal de acatarla.

“B) Usted, con su ‘memorándum’ viola el marco jurídico vigente; es decir, comete un delito, a sabiendas de que no puede ser imputado, salvo casos señalados en el Art. 108 Constitucional, párrafo segundo: ‘El Presidente de la República, durante el tiempo de su encargo, sólo podrá ser acusado por traición a la patria y delitos graves del orden común’. En otras palabras, aunque no se le pueda imputar, no quiere decir que no comete usted un delito. Así de simple. Ah, por cierto, a quien comete delito se le llama delincuente.

“C) La oposición en el Congreso ha advertido sobre posibles juicios políticos contra los funcionarios que no acaten la Constitución. Usted ha respondido que ‘Están en su derecho, éste es, ahora sí, un país de leyes, ahora sí hay un auténtico Estado de Derecho’. Pues bien, Presidente López, si así fuera, entonces resulta una gran burrada que usted afirmara, ese mismo día, que ‘LA JUSTICIA ESTÁ POR ENCIMA DE LAS LEYES’. ¿A cuál definición de ‘justicia’ se refiere? ¿A la que le guste a usted? ¿A la que se acomode a sus fines políticos y de poder? ¿No resulta una barbaridad que el Presidente de la República traslade a la sociedad la idea de que cualquiera puede justificar la violación de leyes, en nombre de una personal convicción de ‘justicia’? ¿Es muy difícil que usted entienda que decir ‘LA JUSTICIA ESTÁ POR ENCIMA DE LAS LEYES’ equivale a afirmar que la carreta debe ir por delante de los caballos?.

D) Considero pertinente subrayarle, Presidente López, que ganó las elecciones sólo con la mayoría de los votos emitidos (30 millones), de un padrón electoral de 89 millones, en país de 123 millones de personas. En otras palabras, si usted fuera un demócrata, entendería que no puede hacer lo que le venga en gana con el país. Repito, si fuera un demócrata (que no lo es), comprendería que el camino que ha elegido (gobernar sólo para sus grupos afines, vulnerando el marco jurídico vigente e imponiendo a todos su personal concepto de “justicia”) llevará a México a escenarios nada deseables para un una nación que merece un buen destino.

Sopas, perico. Espero que esos mismos que lo aplauden, que lo engañan, que le dicen que usted es el iluminado, lean este “marañazo”, pero sobre todo a nuestro amigo, Bernardo Graue Toussaint, de quien consideró tiene razón en todo. Pero en fin, allá usted y sus “amigos”. Sigan viviendo en su país de fantasía, pero no jodan al vecino. ¿A poco no?

Pilón.- En Morena señalan con insistencia que Ruth Olvera se aleja cada día más de ese partido, que la llevó a ser la actual alcaldesa de Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

Hace poco apareció en una foto que pareciera confirmar la percepción que impera en Morena. Ahí se le observa muy cómoda, acompañada por Ulises Ruíz, otro hombre fuerte del PAN en el EdoMex, que fue su secretario del Ayuntamiento en Tlalnepantla; también aparece Pablo Basáñez, exalcalde en Tlalnepantla, que ha enfrentado diversas acusaciones por desviaciones presupuestales durante su administración.

 

Total, que Doña Ruth sigue mandando mensajes muy claros que la ubican lejos de los principios de Morena y, más preocupante, muy alejada de los ciudadanos de Atizapán a quienes, en teoría, debía servir.

Con este ejemplo se comprueba que la popularidad de AMLO llevó a ganar a algunos políticos que hoy simplemente parece que están tomando los caminos de sus intereses personales. ¿A poco no? Pobres.