Maraña Política

Por Aquilés Baeza

*Ambos sostienen ser paladines de la honradez
*Juran que su dinero es producto de su trabajo
*Alcocer advierte que hará cumplir la Ley de Salud

 

No sé ustedes, queridos tres lectores, pero es tanta la insistencia de “ya saben quién” de ostentarse como el paladín de la honestidad, de que “lo poco” que tiene -claro, pues todo se lo da a su mujercita y así aparecer como el “pobretón”-, lo ha conseguido con el sudor de la frente, de que los ricos del país son corruptos, y que los pobres son los honrados, cada vez se me figura más al “GeneraloteArturo Durazo Moreno, mejor conocido como “El Negro Durazo”.

De verdad. Dense la oportunidad de buscar los discursos del entonces titular de la ahora desaparecida Dirección General de Policía y Tránsito (DGPyT), pero sobre todo cuando lo alcanzó el largo brazo de la justica y de la Ley Moral que instauró el entonces presidente Miguel de la Madrid Hurtado, y se darán cuenta que no les miento.

Incluso, dense oportunidad de pedir a alguien a leer las palabras de ese descarado y cínico sujeto –hablo del “Negro Durazo”, eh, que conste-, y cierren los ojos. Les garantizo que creerán lo mismo que su Charro -o sea yo-, de que quien habla es el locuaz ese de Tabasco. Aunque eso sí, el exjefe policiaco nunca negó ser rico, por lo que el “morenazo” de Palacio es una mala copia del “Negro”. ¿A poco no? Pero eso sí, nadie los desmiente de que son “honrados”.

Es más he de comentarles la tarde del 3 de abril de 1986, cuando Estados Unidos deportó a “El Negro Durazo”, luego de detenerlo en junio de 1984 en Puerto Rico, y por casi dos años el gobierno mexicano exigió a los “primos” del norte deportarlo, pues las autoridades de ese país no le encontraron delito alguno para enjuiciarlo.

Bueno, ese día me tocó cubrir el evento en el Hangar de la entonces Procuraduría General de la República (PGR) –hoy Fiscalía General de la República- del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM)- y, como era de esperarse, en cuanto el ex jefe de la Policía Preventiva capitalina fue presentado ante los reporteros, éstos de inmediato lo bombardearon con todo tipo de preguntas, a las que respondió atinadamente.

Sin embargo, cuando uno de los periodistas que durante años cubrieron la DGPyT lo cuestionó sobre “El Partenón” -más bien de los dos Partenones-, pues el muy sinvergüenza construyó uno en Ixtapa Zihuatanejo y otro en el Ajusco, “El Negro” cambió de color y encaró a su interlocutor a quien identificó de inmediato:

“¿Tu me preguntas de dónde salió el dinero para construir mis casas? Bien sabes que todo fue de mi trabajo, de mi honesto trabajo, del sudor de mi frente. Me chingue tantos años y todo eso es de mis ahorros. De lo que gané con mi trabajo. Por eso me encabronan todos ustedes, porque en México para ser honrado hay que vivir en cuchitriles, porque si tienes una casa decente eres corrupto, eres ladrón. Así son de ingratos los mexicanos. Nadie puede estar por encima de la mayoría, porque luego lo acusan de ladrón”.

Pero este discurso de “honestidad”, de “honradez”, de trabajo decente, en todo momento lo repitió hasta el 5 de agosto del 2000, cuando falleció en otra de sus casas de Acapulco, Guerrero, luego de ser liberado el 9 de marzo de 1992. Es decir, este paladín de la honestidad –igual que aquel oriundo de Macuspana-, sólo estuvo en prisión ocho años -dos en Estados Unidos y seis en México-, pese a ser acusado de todos los delitos habidos y por haber.

Así que ustedes saben si siguen creyéndole a este deschavetado sujeto que hoy nos gobierna, de que es el hombre más honesto en México, de que defiende tanto a los pobres, cuando en realidad lo que pretende es que todos los mexicanos estemos jodidos, como él. El problema es que nosotros no tenemos una esposa que nos esconda nuestras pillerías, el producto de esos buenos negocios que hasta ahora ha ocultado muy bien. Pero en fin, allá él. ¿A poco no?


Pilón.- Al ser la salud uno de los temas más álgidos y sensibles en la administración federal, la señal de la Cuarta Transformación ha sido muy clara y consistente con “cero corrupción”. Eso que ni qué.

De allí que se percibe mucho nerviosismo en algunos de los actores que participan en este sector, porque ven como se les van cerrando los espacios de influencia, como en el caso de la Cofepris, donde la transparencia y apego a las normas no es lo más conveniente para ellos.

Incluso, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, ha sido contundente ante legisladores, a quienes adelantó que con todos los elementos habrán de presentarse denuncias ante la autoridad competente, para que conforme a la ley sancionen las irregularidades que por años acompañó a este sector y volvió millonarios a sus titulares, tanto del gobierno como de la iniciativa privada.

Estos malos manejos han sido detectados, luego de revisar miles de trámites que tiene a su cargo Cofepris y que involucra a ex servidores públicos, usuarios y, obviamente, a empresarios.

Lo cierto es que, sin duda, terminan “jugosos negocios” en materia de autorizaciones y regulación de medicamentos y productos para la salud, que venían manejándose sin el debido cuidado y apego a las normas vigentes.

De allí que, por ahora, la industria farmacéutica analiza la iniciativa de los senadores del Morena, en la que se plantea regular los precios de los medicamentos en México.

La Canifarma, que agrupa a fabricantes de medicamentos innovadores y genéricos, revisa cada detalle de la propuesta legislativa, para estar en condiciones de emitir una postura en los próximos días.

Ante la advertencia del Gobierno Federal de las nuevas medidas, los empresarios del sector respondieron que “están siempre dispuestos a aportar a un diálogo constructivo y a una discusión profunda, que vaya más allá del tema de los previos de los fármacos”.

Es más, Fernando Cruz, director de Asuntos Corporativos y Comunicación de Novartis México, afirmó que tradicionalmente han tenido conversaciones con los legisladores de todos los partidos políticos, para buscar soluciones a todas las inquietudes que surgen en cualquiera de las partes y, aseguró, en esta ocasión observa la misma disposición.

Detalló que las farmacéuticas están en posibilidad de aportar evidencias sobre todos los aspectos que deben contemplarse en el valor de un medicamento, pasando por el beneficio a los pacientes y a los sistemas de salud, hasta el tiempo de aprobación por las agencias sanitarias, su ingreso a los cuadros básicos e incluso el tipo cambiario de cada país.

“Estamos en condiciones de sentarnos a dialogar con los poderes Ejecutivo y Legislativo, para analizar el tema desde la óptica del valor en general, tras la evaluación que se haga de la iniciativa”, mencionó Cruz al dar la cara de tantas acusaciones que ha hecho a su sector “ya saben quién”, el cual amenazó no sólo con cambiar las reglas del juego, sino ir en contra de los responsables de todas estas anomalías en el sector salud de tantos y tantos años.