Mi jamás humilde opinión

Por Chevuk Jiménez

 

Termina el periodo de Enrique Peña Nieto al frente de México. Seis años han transcurrido, los cuales no han sido fáciles para millones de mexicanos. Se va un sexenio más, éste considerado como el más violento, sangriento y endeudado en la historia del país.

 

Son varios los aspectos de carácter sensible a mencionar, subidas abruptas de precio en los combustibles y la canasta básica por lo cual el poder adquisitivo de los mexicano se vio limitado, así como también mermaron su calidad de vida.

 

El incrementó en la violencia fue desmedida, la fallida “guerra contra el narco” continúo a pesar del descontento de la población. Sumado a esto, el robo de combustible y las tomas clandestinas crecieron, el huachicoleo se volvió el estilo de vida un grupo de personas enfocadas a esta actividad, los esfuerzos por parte de las autoridades para erradicarla fueron poco fructíferos.

 

La violencia de género se ha convertido en un tema sensible el cual está latente, en este sexenio se contabilizaron 12 mil 796 feminicidios el Estado de México fue el lugar con más violencia contras las mujeres. Lo lastimoso es que sólo el 22 por ciento de los casos registrados fueron investigados por las autoridades mexicanas.

 

Las calles y los propios hogares se han vuelto un círculo de terror para las mujeres y las niñas mexicanas, a pesar del arduo trabajo por parte de organizaciones civiles y gubernamentales las cuales buscan acabar con esta praxis no es suficiente.

 

En seis años se registraron 148 mil asesinatos, siete mil secuestros, tres millones 762 mil 842 robos. Fue un sexenio en el cual se tomó la decisión, quizás errónea, de continuar con la fallida “guerra contra el narcotráfico” implementado por su predecesor, Felipe Calderón.

 

Del 2012 al 2018 se registraron 47 periodistas asesinados, el homicidio de Rubén Espinosa, Miroslava Breach y Javier Valdez fueron los tres casos que más impactaron en la libertad de expresión. Sumaron más de mil 986 agresiones a medios de comunicación. 

 

Las autoridades contabilizaron siete mil 369 secuestros tres millones 762 mil 841 robos totales. 

 

Lamentablemente el presidente Peña Nieto, quien prometió cuidar y velar por la economía de todos los mexicanos no logró cumplir ese promesa, en el 2012 se vendía el dólar en 12 pesos con 94 centavos, hoy al cierre de este sexenio cuesta 20 pesos con 40 centavos. 

 

Quizás usted recuerde el precio de la gasolina hace seis años. El litro de Magna costaba nueve pesos con 80 centavos, así es, nada que ver con los +20 pesos que actualmente se paga por un litro de este líquido, el cual se ha convertido en algo tan vital, sin éste no hay manera de transportarse.

 

Pero que tal los kilos de tortillas y huevo, 12 pesos por el de blanquillo y ocho pesos con 50 centavos por el de tortillas, tan lejanos al precio actual, el producto de gallina alcanza depende de la zona de venta hasta los $30 y el extracto de maíz que tanto nos gusta usar para preparar un buen taquito cierra el sexenio en los $16.50.

 

Ya no hablar del precio del kilo de aguacate que de 40 pesos no baja o el del jitomate el cual varia constantemente entre los $20 y los $35 a $40.

 

Lo bueno es que ya se va señor presidente, “querido Tlatoani” dirían sus mas fieles seguidores. Sin embargo, cuando Peña Nieto tomó posesión del cargo, la Deuda Externa de México era de 345 mil 671 millones de dólares, cierra con una incrementada deuda de 445 mil 610 millones de dólares.